¿Quién estuvo en esta cama?

Muchas veces al llegar a cualquier hotel, una de las preguntas que los huéspedes más formulan es quién habrá estado unas horas antes que usted en esa habitación… Y seguramente no quiera saberlo. Yo tampoco… Lo que normalmente hacemos es tirar la frazada o la colcha al armario.

Durante años las encuestas en los principales hoteles del mundo confirmaban que el principal valor para el cliente era el servicio, luego la limpieza y en tercer lugar el mantenimiento. Ese era el orden hasta la década pasada. Pero hace dos años hubieron cambios muy importantes: La limpieza pasó a la cima de las valoraciones de los huéspedes.

“Más allá de ver las manchas y la suciedad, las personas antíguamente se sentían más cómodos”, dijo el titular de una importante cadena internacional de hoteles. Pero hoy en día “cambiaron su preocupación por lo que no se ve”.

Los hallazgos de esta encuesta realizada en Estados Unidos llevaron a para poner en marcha un programa de limpieza intensiva que ha sido adoptado por cerca de un tercio de los 2.200 hoteles de la cadena Best Western de América del Norte, y el resto se espera que sigan a finales de año.

Entre otras iniciativas, el Best Western preparó al personal de limpieza con la luz negra para detectar la materia biológica invisible al ojo humano, y las varitas de esterilización ultravioleta de onda sobre los lugares que reciben la mayor parte de manipulación, como los teléfonos, relojes, interruptores de luz, manijas de puertas y accesorios de baño. También se reestructuraron los controles remotos sin fisuras para que puedan ser limpiados.

“Teóricamente unos pocos organismos pueden dar lugar a un combate muy mal de la gripe estomacal”, dijo Philip Tierno, un profesor de la Universidad de Nueva York microbiología y autor de La vida secreta de los gérmenes, añadiendo que tales gérmenes pueden sobrevivir durante días en los picaportes de las puertas a pesar de estar limpias.

 

fuente: descubrirargentina.com

Leave a Reply