San Rafael: Mucho más que Rafting

san rafaelMuchos son los que, al pensar en la ciudad de San Rafael, en Mendoza, imaginan el divertido y tradicional rafting, un descenso por correntosos y cristalinos ríos que embellecen el paisaje.

Lo cierto es que esta preciosa ciudad cuyana tiene mucho más para ofrecer  a quienes quieran visitarla: gastronomía de primer nivel, viñedos y bodegas de fama mundial, pesca de especies muy apreciadas, amplia y variada hotelería, y unos paisajes que difícilmente podrán olvidarse.

Ubicada  en el sur de la provincia de Mendoza, a menos de mil kilómetros de la Ciudad de Buenos AiresSan Rafael se presenta como una excelente opción para todos los que buscan alternativas a los destinos tradicionales para las vacaciones.
Por la diversidad de las actividades que pueden realizarse, es un típico lugar apto para todo público: “Lo interesante de San Rafael es que  tenemos ofertas para todos los gustos: si vienen con chicos, si son jubilados, si son jóvenes en busca de adrenalina y diversión o si son parejas que vienen a descansar y a disfrutar del paisaje, les garantizo que aquí encontrarán lo que buscan”, explica Cristian Draghi, presidente de la Cámara de Turismo de San Rafael.
La amplia oferta hotelera, gastronómica, las actividades para realizar y las bellezas naturales, parecieran darle la razón. “De los cinco ríos más importantes que hay en Mendoza, dos -el Atuel y el Diamante- están en San Rafael; mientras que de los siete lagos, cinco están aquí; y todos ellos con temperaturas que entre diciembre y Semana Santa oscilan entre los 20 y los 22 grados de temperatura, lo que los hace sumamente agradables para nadar o hacer deportes acuáticos”, agrega Draghi.
Por supuesto, también está presente el Turismo Aventura con el ya clásico rafting, pero también con la posibilidad de hacer “tirolesa” en el imponente Cañón del Atuel, trekkingdiurno y nocturno en Valle Grande visitando cuevas y lugares encantados, circuitos en camionetas 4 x 4, tirobangi cruzando el Lago de los Reyunos, atravesar montañas y senderos en cuatriciclo o realizar cabalgatas con guías especializados, entre otras muchas alternativas.
¿Qué hacer?
“Las excursiones más conocidas son el recorrido por el Cañón del Atuel, con paisajes imponentes desde el principio hasta el final;  Los Reyunos, recorriendo diques, bodegas y pueblitos con mucha magia; y Las Leñas, que aunque está muy asociada a los deportes de nieve, en verano es un lugar realmente hermoso”, explica Jorge Royon, gerente de Millanti Viajes y Turismo, una de las empresas del sector más reconocidas de la provincia, especializada en turismo receptivo, quien además agrega que “con un simple correo electrónico que nos envíen se puede armar un paquete a medida del solicitante, con traslados, hoteles y excursiones incluidos, para que no haya sorpresas ni deban ocuparse de otra cosa que no sea disfrutar desde el principio sus vacaciones”.
Estas son algunas de las excursiones que recomienda el experto:
Cañón del Atuel: en este recorrido se destacan los 56 Km. de este imponente accidente geográfico. De principio a fin, este camino va bordeando el río Atuel y custodiado por paredes de 260 metros en ambos costados. Los colores que imagine se destacan en la roca, destacándose los detalles de las centrales hidroeléctricas y con diversión garantizada con las geoformas a su paso. Durante el recorrido se conoce Cuesta de los Terneros, Mirador San Francisco de Asís, El Nui (embalse, Club de Pescadores y Villa El Neil) y Valle Grande. Aquí se puede hacer un placentero viaje en catamarán, rafting o cabalgatas.
Los Reyunos: en un mix de vinos, historia, tecnología y aventura, en esta excursión conocerá bodegas, la Villa 25 de Mayo, el Área Fundacional, los diques Galileo Vitale y Los Reyunos. Allí podrá hacerse además un paseo en catamarán y el “tirobangi”.
Las Leñas: este paseo se sitúa en uno de los escenarios más bellos del mundo, como es la Cordillera de los Andes, una sucesión de cordones montañosos que albergan tesoros al alcance de la mano. Durante el recorrido conocerá Salinas del Diamante, El sosneado, Los Molles (con opción de un fantástico baño termal), la Laguna de la Niña Encantada, el Pozo de las Ánimas y el encantado Valle de Las Leñas.
Día de Aventura: esta es una excelente opción  para los amantes de la naturaleza, en una zona de paisajes deslumbrantes La aventura empieza al  embarcarse  en  lancha   e internarse  en el lago de Los Reyunos. Tras media  hora de navegación, se desembarca y comienza una caminata hasta el inicio  de la escalada  en vía ferrata (70 metros). Luego, una  tirolesa que lo llevará hasta los mejores puntos panorámicos, para terminar con un emocionante Rappel de 50 mts de extensión.
Caminos del vino: como no podía ser de otra forma en estas tierras de buen y variado vino, esta es una alternativa tentadora para disfrutar en cualquier época del año. Se conoce allí todo lo que rodea al mundo del vino y sus procesos de producción, con visita a una fábrica de corchos, viñedos y degustaciones incluidas en la famosa Bodega Goyenechea.
El paseo se inicia “Alcornoque”, lugar donde se descubre por qué el corcho natural es la mejor opción para preservar un vino. Luego se realiza la visita a una aceitera, donde se observan los nuevos procesos para la obtención del aceite de oliva y sus virtudes y secretos. Y termina en una bodega boutique, donde se aprenden los secretos del buen vino mendocino en el marco de charlas sobre las variedades de la vid, y una experiencia práctica sobre el trabajo en la  misma; finalizando con  una degustación dirigida de cuatro varietales y una fabulosa picada de fiambres  artesanales y empanadas recién horneadas en una casa de campo.
Caverna de las Brujas: este es un paseo hacia la moderna ciudad de Malargüe en la que se encuentra Manqui Malal -o “el mundo de los fósiles”, como muchos la conocen- y la increíble Caverna de las Brujas, un lugar para dejar de ser sólo un caminante de la superficie terrestre. Durante el recorrido se conocen la ciudad, el Museo Regional Plaza San Martín, el Dique Blas Brisoli, el Criadero de Truchas, Cuesta del Chihuido y Manqui Malal. El recorrido de la reserva Caverna de Las Brujas demanda unas y 2 horas, en las cuales aprecian extrañas formaciones de estalactitas y estalagmitas.
Alta Montaña: desde San Rafael se viaja a la ciudad de Mendoza, para internarse entre los cordones más altos de la Cordillera y llegar a la base del Cerro Aconcagua, el más alto de América. Durante el recorrido se conocen Luján de Cuyo, Potrerillos, Uspallata, Puente de Picheuta, Centro de Esquí Penitentes, Puente del Inca,- Mirador del Aconcagua, Las Cuevas, y el Cristo Redentor.
¿Como llegar?
Hay un vuelo diario de Buenos Aires y varias empresas de micros con salidas diarias. Para los que van en auto, la ruta 188  es muy tranquila y segura.
Estas son solo algunas de las actividades que pueden disfrutarse en San Rafael, una ciudad que no debe dejar de conocer, dueña de algunos de los paisajes más imponentes del país y donde el tiempo pareciera correr más despacio.

Comments are closed.